Museos y Arte

Madonna and Saints, Rogier van der Weyden - Descripción

Madonna and Saints, Rogier van der Weyden - Descripción


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Madonna y santos - Rogier van der Weyden. 61,7 x 46,1 cm

Rogier van der Weyden, que regresa de Italia, escribe varias obras encargadas por la nobleza italiana. Se cree que este altar fue escrito para los gobernantes de Florencia, la familia Medici, cuyos patrocinadores son los Santos Cosme y Damián.

Su trama es inusual, porque a principios del siglo XV, los artistas rara vez pintaban pinturas sobre el tema de la conversación. Ante nosotros está una de estas imágenes: la Virgen y el Niño están rodeados de santos.

A la izquierda, en la capa verde oliva, se encuentra el apóstol Pedro, sosteniendo en sus manos grandes llaves de plata con un surco intrincado. Ya no es joven, el cabello gris y la barba enmarcan una cara morena, los ojos vivos brillan con sabiduría. Peter escucha atentamente los argumentos de Juan el Bautista, de pie junto a él con una capa escarlata. El cabello castaño oscuro del santo acentúa una cara demacrada, pómulos desgastados y sombras oscuras alrededor de los ojos caídos. Pero en su rostro se leía firme confianza en sus palabras. Como prueba de su inocencia, señala las líneas del libro sagrado, que sostiene con cuidado, cubriéndose la mano con una capa hueca.

Y en el lado derecho de la imagen están los sanadores, los Santos Damián y Cosmas, que participan en la conversación. Están vestidos con los trajes de los ciudadanos ricos del Renacimiento, y los objetos que sostienen en sus manos: un recipiente de vidrio, una caja de medicamentos, una lanceta, indican su profesión.

Entre ellos, debajo del dosel abierto de la tienda en los escalones de mármol, se encuentra la Madonna, que está alimentando al bebé. El color azul brillante del vestido enfatiza la belleza frágil y el delicado color de la piel radiante de una mujer joven. Admirando al bebé, ella lo abraza suavemente.

Volviendo a las tradiciones góticas, el pintor deja el fondo dorado. Sin embargo, usa muchos tonos de colores intensos y vibrantes que llenan la imagen de luz, ligereza y alegría.

Pero como cualquier imagen del altar, también contiene muchos símbolos: flores de lirio e iris, que significa la pureza y la pureza de la Virgen, delicado halo sobre los santos como un signo de gracia, y un libro que habla de la Palabra Divina.

Y un detalle curioso en el bajo muro de mármol es el escudo de armas de Florencia con un lirio estilizado, que también está presente en el escudo de armas de la familia Medici.

La imagen no te deja indiferente; sientes la calidez y la sinceridad con que la escribió el artista.


Ver el vídeo: Bosch, the Last Judgment (Junio 2022).