Museos y Arte

"Naturaleza muerta con reloj", Antonio Pereda - descripción de la pintura



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Bodegón con reloj - Antonio Pereda. 78 x 91 cm

Antonio de Pereda y Salgado es un brillante representante de toda una galaxia de artistas españoles, la llamada era barroca "dorada". Y él continúa dignamente el género de bodegones iniciado por el gran Diego Velázquez. Pero la naturaleza muerta no es del todo ordinaria, sino alegórica, en la que cada objeto tiene su propio significado.

En 1652, durante el apogeo de la obra de Antonio de Pereda, pintó un cuadro interesante: "Naturaleza muerta con reloj". Todos los detalles se han escrito hasta el más mínimo detalle, una tela iridiscente está bellamente representada, en cuyo contexto se colocan elementos de una naturaleza muerta.

Las jarras, los recipientes y los decantadores son reales, como si se tratara de una fotografía: su acabado, sombras, rizos, una tetera de vidrio que casi se funde con cortinas, luz reflejada, todo es transmitido de manera confiable y fiel por el autor. En el centro de la composición hay magníficos relojes, con su peso "aplastante" la fauna doblada bajo su peso. Conchas y nueces se encuentran dispersas alrededor de la mesa.

Pero llamamos la atención sobre el hecho de que todos estos objetos están dispuestos y dispuestos intencionalmente de manera artificial, para que el espectador piense y desentrañe la moralidad que el artista quería transmitir. Probablemente, fue más fácil para las personas del siglo XVII resolver el enigma planteado por el pintor. Pero intentaremos llegar a la esencia del plan.

Entonces, los caparazones vacíos significan el caparazón del cuerpo, que permanece después de que el alma abandona el cuerpo humano. En la Edad Media, las nueces se asociaron con la virtud, con la vida, y las nueces picadas con la muerte. Vasos de vidrio: con la sutileza y fragilidad de la vida humana. El reloj habla de la fugacidad de nuestro ser.

Todos estos "personajes" del lienzo de Antonio Pereda claramente, a pesar de la aparente simplicidad, nos demuestran el profundo significado y valor de nuestra existencia en este mundo mortal. Riqueza, vanidad, placeres: todo esto es fugaz, pasajero y perecedero, pero uno debe pensar en el alma y su desarrollo espiritual.


Ver el vídeo: BODEGON Y LA NATURALEZA MUERTA EN LA PINTURA ESPAÑOLA DEL SIGLO XVII (Junio 2022).